Causas y tratamiento de la Periodontitis

La periodontitis es un trastorno en el que las bacterias se alimentan de la materia orgánica que forma parte de las raíces dentales y de la masa ósea de los maxilares en los que se sustentan dientes y muelas.

Es la primera causa de pérdida de piezas dentales en personas adultas, nuestro dentista en Valladolid nos cuenta cómo detectarla, tratarla y prevenirla.

Causas de la periodontitis

La principal causa son el sarro y la placa que se forma en torno a dientes y encías. Los materiales orgánicos que forman ambos son el caldo de cultivo ideal para que se formen colonias de bacterias.

Las bacterias proliferan y terminan penetrando por la encía, tras lo que comienzan a colonizar y alimentarse de los materiales orgánicos de las raíces y el hueso, provocando su lenta y paulatina destrucción.

Síntomas de la periodontitis

Estos son los síntomas más habituales:

  • Inflamación o hinchazón de las encías
  • Encías con coloración muy brillante u oscura
  • Sensibilidad o dolor al tocar la encía
  • Sangrado en el momento de cepillarse los dientes o utilizar seda dental
  • Presencia de pus entre dientes y encías
  • Movilidad de los dientes
  • Caída espontánea de dientes y muelas
  • Molestias o dolor cuando se mastica
  • Creación de espacios entre las piezas dentales
  • Cambios en la mordedura

Cuando experimentamos más de uno de estos síntomas, prácticamente no hay duda de que estamos ante un caso de gingivitis  y/o periodontitis.

Medidas de prevención

Las medidas de prevención más eficaces son muy simples:

  • Prácticas de higiene bucodental adecuadas
  • No fumar
  • Revisión dental anual

Tratamiento de la periodontitis

Los casos leves pueden solucionarse con la eliminación del sarro y unas sesiones de limpieza dental a fondo, ambas realizadas por el dentista en su consulta.

Los casos moderados y graves precisan de alisados y raspados radiculares. En algunos casos será necesaria una pequeña intervención quirúrgica por parte de los periodoncistas en Valladolid para eliminar bolsas bacterianas situadas en zonas muy profundas.

Los casos más graves requieren de tratamientos de regeneración e incluso injertos de hueso para recuperar la masa ósea mandibular perdida.

Inflamación de encías

Se estima que menos del 15% de las personas entre 35 y 44 años tienen sus encías totalmente sanas. El porcentaje empeora con la edad, ya que ese porcentaje se reduce al algo más del 10% si hablamos de personas de entre 65 y 74 años.

Una de las afecciones más comunes es la denominada inflamación de encías: Veamos qué es, cómo prevenirla y cómo tratarla.

Síntomas de que padecemos inflamación de encías

En ocasiones los síntomas son bien visibles: el paciente advierte que sus encías sufren cambios de tonalidad, tamaño o forma.

Otros síntomas son el sangrado al cepillarse, la sensibilidad dental al frío o al calor, las molestias al morder o la aparición excesivamente frecuente de pequeñas llagas y aftas en torno al nacimiento de los dientes.

¿Por qué se inflaman las encías?

La acumulación de sarro y placa bacteriana son una causa muy común de la inflamación de encías. Y una inflamación de encías permanente es lo que denominamos gingigivitis. Las gingigivitis que no se tratan derivarán en periodontitis, afectando a la raíz de los dientes e incluso a los huesos maxilares.

Los factores que pueden causar inflamación de encías por sí solos o coadyuvar a que esta sea más grave son los que siguen:

  • Consumo de tabaco (esta es la causa más frecuente en fumadores)
  • Mala higiene dental continuada
  • Déficits nutricionales
  • Trastornos del sistema endocrino
  • Dispositivos dentales fijos o removibles como dentaduras u ortodoncias
  • Sensibilidad y alergias a los productos de higiene dental
  • Administración de ciertos medicamentos

¿Cómo prevenir y tratar la inflamación de encías?

Las medidas de prevención más eficaces son:

  • Pautas de higiene dental adecuadas : cepillado, seda dental y colutorios
  • Evitar el consumo habitual de tabaco

Si la inflamación se debe a otros factores, es absolutamente imprescindible acudir a tu dentista en Valladolid para que los identifique.